sábado, abril 15

qué ilusión.

.. y qué tremendo cuiqui tengo! Muchachada, anduve borrada. Viendo cómo llegar a fin de mes, haciendo, promocionando y vendiendo granola, dando clase, escribiendo notas, maternando al pequeño Toto y dándole forma a este proyecto.




En momentos en que todo indicaba que cómo, que para qué, que primero lo importante, que primero lo que redituara $, yo decidí seguir dedicándole tiempo y energía a este proyecto por el simple hecho de que me llena de ilusión. Porque al sentarme a compilar las frases, al llegar las ilustraciones de Seelvana, al recibir un mail de Marcos de la imprenta, al ver los avances del video hecho por Martín, me sonreían los ojos. Y eso no tiene precio.

Así es que estoy en condiciones de decir que ese pedacito de cielo que ustedes vieron nacer, ya está a punto de tener su librito ilustrado a todo trapo!

.
¡Se viene el libro de Tomás! from Cecilia Alemano on Vimeo.


Entrando en este enlace  http://bit.ly/2ozCgGL  te asegurás tu ejemplar en preventa -o alguna de las recompensas- y nos ayudás a hacerlo papel!

¡Gracias, gracias, gracias!



Pd: Ahora conocen mi voz!

viernes, abril 14

como tiene que ser.

"La vida está perfecta. Todo está siendo como tiene que ser".

Así me digo cuando, como hoy, me encuentro sola y me agarra una tristeza repentina.

Tomás se fue con su papá. Su papá y yo no estamos juntos. Tampoco estoy en pareja porque decidí abrir un paréntesis ahí.

En momentos así puedo sentir envidia por el matrimonio de 40 años que van al súper por la oferta de atún y que discuten en la cola si levar 5 ó 6. Pienso que mejor acompañada que sola, lo que va contra todos mis principios. Imagino que están casi todos en la costa o pueblitos de campo, disfrutando el finde largo.

Que el resto de la ciudad están comiendo asados refelices en familia. Y los que no, están en situaciones culturales retop tipo el Malba y el Bafici. Imagino gente caminando junto al río. Parejas cuchareando la siesta. Ninguna de esas imágenes se parece a esta yo que almuerza vegetales asados y se sienta a escribir con la única compañía de nuestra gata Risita,

Por eso  en un segundo me tiento de agarrar el celular y generar un encuentro. Al siguiente, entiendo que eso sería retroceder cinco casilleros.

Sé que esas son traiciones de mi mente, imaginaciones que crea para que la pase mal. Sé que todo tiene que ser así, sé que no estoy sola.  Sé todo.  Y si bien hay días en los que mis propias decisiones me pesan, por suerte lo tengo a mi corazón que está siempre buscándole la vuelta, cada vez más claro en lo que quiere.