jueves, marzo 2

agradezco.

Agradezco la bondad que hay en mí.
Agradezco mi salud, y la de mi hijo.
Agradezco su sonrisa, sus ojos, sus palabras, su amor sin límite.
Agradezco su risa.
Agradezco la buena relación que estoy teniendo con su papá.
Agradezco tener un hogar tan lindo.
Agradezco los amigos generosos, sensibles e inteligentes que me dio la vida.
Agradezco la existencia en este mundo de Gerónima.
Agradezco mi posibilidad de escribir y de enseñar.
Agradezco estar haciéndole cada vez más caso a mi intuición.
Agradezco la infinita música.
Agradezco tener a mi mamá, mi papá y mis hermanos.
Agradezco haber conocido a tres de mis cuatro abuelos.
Agradezco la memoria.
Agradezco la posibilidad de crear. Una nueva comida, un texto, una granola, una clase.
Agradezco la confianza que encontré en el telar de mujeres.
Agradezco que el tiempo haya sido un maestro que me enseñó tantas cosas.
Agradezco mis años de análisis.
Agradezco el sol, la lluvia, las nubes, los amaneceres, los atardeceres. Las noches y las marugadas.
Agradezco el amor de mi pareja, cada vez más compañero de ruta.
Agradezco haber aprendido sobre amor y libertad.
Agradezco el yoga.                      
Agradezco la paz y serenidad cuando medito, que logro encontrar cada vez más seguido.
Agradezco cada inhalación y cada exhalación, porque indican que estoy viva.

...

Hacer este ejercicio de agradecer durante por minutos, durante 21 días.
Así dice Louise Hay. ¡Le creo!

2 comentarios:

Flor dijo...

agradezco encontrarme con este post justo ahora. gracias por tus palabras, Cecilia

Flac_k dijo...

Hay mucho que agradecer...lindo.