miércoles, julio 23

mil.

Esta gran pausa se debió a un hecho, báh dos, pero que van unidos: sabía que lo próximo que escribiera se convertiría en el post número 1000 de Sosloqueamás Y no tuve el tiempo ni la energía suficientes para pensar algo acorde. Sólo una idea, que me daba vueltas, y vueltas, pero de tan simplona sentí que podía ser malinterpretada.

Y ahora en un impulso estoy escribiendo sobre esta página en blanco sin saber siquiera qué, pero con la necesidad más absoluta de hacerlo.

Así que el post número 1000 es un mensaje proyectado en sus pantallas que dice:

Acá estoy, pero estoy cansada.

Confío en mí, pero de vez en cuando temo no poder

Tengo muchas cosas para disfrutar y mucha ilusión, pero también tengo miedo,

Tengo la sonrisa a flor de piel, pero  unos surcos alrededor de los ojos cada vez más acentuados.

Quiero hacer las cosas bien, me mantengo entera, saco fuerzas de donde no tengo y  encuentro mi paz a los cinco minutos de perderla.. pero a veces no alcanza, a veces resulta irritante, a veces esta fortaleza que cultivé se siente como una maldición que pesa.

Y esa idea que me daba vueltas era esta letra, que para mí lo condensa todo.

En cada línea hay una clave de cómo vivir la vida.

Y quizás hoy necesite tipearla, en vez de hacer copy paste, y cantarla como un mantra:

Y deberás plantar
y ver así la flor nacer
Y deberás crear
si quieres ver tu tierra en paz.
El sol empuja con su luz
el cielo brilla renovando la vida
Y deberás amar
amar, amar hasta morir
Y deberás crecer
sabiendo reír y llorar
La lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma
De ti saldrá la luz
tan sólo así será feliz
Y deberás luchar
si quieres descubrir la fe
La lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma
Este agua lleva en sí
la fuerza del fuego
la voz que responde por ti
por mí...
Y esto será siempre así
quedándote o yéndote


Gracias por leer, comprender, comentar y ser parte de estos mil posts,

c.

...

Hoy, un día después, me llegó esta versión, cuando el Flaco la estrenó en vivo:

Entonces se llamaba "Desde tu alma".