miércoles, octubre 24

P sin R

(Preguntas que me hago mirándome la panza, y que por ahora no tienen respuesta). 

Tendré parto natural como yo quiero? O cesárea? Será programada? Gritaré como una desaforada? Tomás sacará mis cachetines? Los ojos de Pablo o los míos? (aunque uds seguramente dirían que no hay diferencia) Cómo va a reaccionar el actual niño mimado de la casa, el Rolfi con la llegada de bebucín? Y Kathy la Reina del Saloon? En qué estado va a estar su cuarto para cuando llegue? Podré amamantarlo bien? Me podré levantar cada vez que me necesite a atenderlo? Me voy a fastidiar mucho con el sueño interrumpido? Va a haber momentos en que se me pase por alto la maravilla y el milagro del que soy parte y sucumba a la desesperación? Qué onda tres meses sin trabajar? Nunca desde los 19 años pasé un tiempo semejante sin laburar. Me sentiré rara al volver? Podré poner límites precisos para atender las necesidades de mi chiquitín? Más adelante podremos retomar los viajes que tanto nos gusta hacer? Me convertiré definitivamente en una señora o seré la misma Ceci con hijo? Podré conectar con lo masculino? Entrar una juguetería y no extraviarme en la góndola de niños, a un local de ropita y que no se me vayan los ojos a los percheros de nena..., conectar con su imaginario de dinosaurios, robots y súper héroes?

Y así, bueno, tengo un sinfín de P sin R.

Ustedes, sobre todo las que ya son mamás, seguro podrán orientarme.
Aunque supongo que la mayoría será un descubrir, aprender, equivocarse, y así.
Como habrán hecho todas hasta ahora.

martes, octubre 23

numerología.

200 personas pusieron su carita ahí al costado: 200 que sonloqueaman.
863 entradas
6003 comentarios
5.700 visitas por mes.

¡Gracias!!!

Pd: En la foto estoy levantando el pulgar, aunque no se vea.
Pd2: Feliz martes muchachada!

lunes, octubre 22

viento en popa.

El Día de la Madre superó toda expectativa! Regalos, mimos, asado, juegos hasta la noche. Difícilmente olvide este día que pasé con Tomás en la panza :-)
Y miren qué. Uno de los dibujitos que van a ir a su cuarto, hecho por una de las tres genias, ya llegó -en formato jpg- a mi casilla de correo virtual.

 
Pronto vendrá en papel, de la mano de su autora -Seel, uso Croc, ando en bici con paraguas y me la banco- Baylac. (Sos una capa, no me canso de decírtelo!)

Les sumo algunas nuevas fotitos de mi casa, que con dos o tres muebles, y un poco de orden, va tomando forma.








Hoy empiezo el curso de pre-parto.. Después les cuento qué onda!
Feliz lunes muchachada!

viernes, octubre 19

Kathy on the road.


Así de Pachuchi como la ven. escondida entre unabuzo de polalr, así llegó a casa.
Y ella, que siempre le tuvo terror a la calle, en los útlimos 10 días me hizo pegar dos buenos sustos.

Aunque el de ayer fue el peor.

La semana pasada se fue a la terraza de los vecinos. El pintor me llamaba para decirme que no lograba hacerla volver, que los vecinos no les abrían para pasar, y que la dueña de casa se había fijado y dijo "no ver nada". Cuestión: a la hora dle almuerzo tuve que irme a casa, y con ayuda del pintor y su asistente, pasarme a la terraza de los vecinos, con métodos no sugeridos para embarazadas. Cuando quise volver a cruzar la medianera, necesité que el chico me la sostuviera, pero me hizo "No, no" con las manitos, y agregó "Les tengo terror". Bien, Kathy sana y salva, y yo con la lengua afuera volviendo a la oficina.

Anoche, después de un rato de estar patas para arriba (con lo que me cuesta, y no es doble sentido) porque el médico así me lo indicó, se me da por buscarla. La hacía en el cuarto, durmiendo sus largas siestas... pero no. Media hora subiendo, bajando, mirando abajo de los muebles de la cocina y de la cama, en los rincones... Hasta que llegó Pablo, entonces la búsqueda fue de a dos. Dimos vueltas manzana, nos asomamos a los  techos, tocamos timbre a todos los vecinos y después hicimos un recorrido pegando cartelitos. Pablo querí atranquilizarme. Yo le explicaba que en 12 años esta gata sólo 3 veces se aventuró por los techos y en ninguna de ellas supo cómo volver. (Sí, a upa mío después de ratos largos buscándola). Me brotaban las lágrimas sin filtro, pensaba "No puedo soportar que no aparezca".

No sé cómo me tragué los ravioles, con postre incluido, y me fui a dormir, y me dormí.

Soñé que la encontraba, que era resimple porque estaba ahí nomás. Y me desperté feliz. Pero enseguida me di cuenta de que era un sueño, y de que se estaba largando una tormenta de aquellas. Me entró una angustia enorme.

Entonces escucho un maullidito, y a Pablo que dice "¡Kathy!". El felino hizo su reaparición por la terraza. Sentí literalmente el alma volverme al cuerpo. La secamos con una toalla y le dimos de comer. No podía arrancar el viernes con la ausencia de mi reina.

Hoy la tenía enroscada junto a mi panza, ronroneando y calentita. La amaba y odiaba a la vez.

Le puse su collarcito rojo y me prometí coserle la medallita hoy o mañana.

Ahora me pesan los ojos, porque llore mucho y porque dormí mal. Mientras, la muy turra está durmiendo la mona (o la gata) en mi cama.


Parece que habrá que asumir que la señora se decidió a recorrer mundo.

miércoles, octubre 17

mucho amor.


Quería decirles que desde el sábado estamos instalados en casa. Aún huele a pintura. Suena a pico, martillo y máquinas, falta colocar unos vidrios y algunos detalles de carpintería, los muebles y objetos esperan guardados la limpieza final, y etc etc etc. Pero esa multitud que ven en la viñeta de la derecha duerme toda juntita en el mismo apacible y cálido cuarto. :- )

A pedido del público, imágenes del work in progress que tengo en mi celular. Las del ANTES son medio de terror, pero además no las tengo acá.... Así que acá va lo que tengo! Tadá!

Esta entrada estaba 5 metros más adelante, acortando el patio delantero y haciendo una galería exageradamente grande. Le cambiamos todo: puerta, vidrios, etc!!! Y ahora además del patio sin techo, tenemos uno techadito donde tomar mate cuando llueve! La galería era de un símil ladrillo igual que el de afuera.... le dimos con blanco y quedó f... abuloso!

 
Esto era un ambiente sin sentido, cerrado de ambos lados, oscuro, machimbrado de marrón habano, que no servía pa´nada, nada! Le sacamos todos esos horrorosos revesitmientos, abrimos paredes de un lado y otro, sacamos puertas y rejas, armamos una estantería de madera y un desayunador y lo pintamos con un color rosado llamado "Duna" muy lindo! Va a ser el área relax, para ver tele y escuchar musiquita.Es apuerta a la izquierda lleva a nuestro cuarto :-)

Acá había una pared con una ventana que daba a un patiecito de 2 x 1 mts que no servía para nada que no fuera juntar envases de cerveza y mugre. Tiramos esa pared, ensanchando el comedor diario, reubicamos la puerta que lleva a la terraza al fondo (en realidad la reemplazamos por una nueva más segura), y pusimos un techo vidriado desde donde se ve el cielo celeste, nublado, estrellado o las gotitas cuando llueve.Acá también había machimbre a rabiar. Ahora quedó un ambiente claro y muy cálido donde comer, leer, o simplemente reunirse alrededor de la mesa. Es donde pienso tener mi vajillero o los estantes que hagan las veces de.

Hay más, pero nao teim fotos, pronto les muestro!!!

viernes, octubre 12

hoy somos felices.

Sí, porque Georgi me convidó muy generosamente un pedacito de su hermoso blog para que yo escribiera en una sección que ya tuvo varias invitadas de lujo.
Y para mí fue un lujo participar.
Esperó con una santa paciencia el post, y acá está el resultado!
Gracias Georgi por siempre estar ahí, con esa sensibilidad y dulzura que no saben de virtualismos.
Gracias! De verdad!
Ayer vimos a Tomás con sus cachetitos (que no sé de quién habrá heredado!)
Tres grosas a quienes admiro mucho aceptaron dibujar para Tomás.
Hoy amanecí charlando con mi suegra Susana sobre Giacometti
Después me fui a corregir trabajos bajo el sol del Botánico 
Y al abrir mi correo tuve una noticia de una amiga que me llenó de emoción.
Además..... mañana nos instalamos por fin en casita, con tutti!

Feliz viernes muchachada!!!

martes, octubre 9

a vos que estás ahí.


...te hice una listita de todo lo que te quisiera mostrar, o que descubrieras por vos mismo.
El vientito antes de la lluvia, y cómo huelen la tierra y el asfalto mojados, un arco iris dibujado sobre la ciudad, o sobre el mar, el frasco siempre lleno de galletitas, mis películas favoritas –El Mago de Oz y Cinema Paradiso-, el perfume de los tilos para anunciar el verano, mi pedacito de costa en Mar del Plata, los abrazos de tu perro Rolfi, el ronroneo hipnótico de Kathy, la dulce melancolía de Nada y La última curda, Naranjo en flor cantada por tu papá, los cuentos de Elsa Bornemann, la paz de la rambla montevideana, los colores de sus tablados, la playa bien temprano o cuando ya se fueron todos, la espumita del mate, el sol poniéndose en un campo abierto, el Veo-Veo, la Tienda de París y qué bueno está cantar en la ruta, el sucundúm en la panza cuando esperás a Papá Noel, nuestras risas con Capusotto y Les Lutthiers, la luna cuando está baja, gorda y amarilla o alta, flaquita y blanca, la dulzura de las canciones de tu tía Dani y de María Elena Walsh, y más tarde, la belleza áspera de Bob Dylan y Nina Simone, el vértigo cuando te llevemos a caballito, la maravilla de caminar descalzo sobre el pasto o la arena tibia, Invierno Porteño y Adiós Nonino, la magia de comernos una pizza de parados por Avenida Corrientes, el perfume de los jazmines en verano, la alegría de enchastrarte mientras jugás, el placer de meterte a la cama cansado y limpito, la velocidad de tus piernas al correr o pedalear, la fuerza de tus brazos en el agua, el sol en la cara y el agua bajo tus pies cuando navegues con tu papi y el abuelo Eduardo, el orgullo de pescar tu comida con el tío Martín, lo copado que es ganar, y lo poco terrible que es perder, lo liberador que es perdonar y pedir perdón, los churros de Manolo, la simpleza de una guitarra, la frescura de una cascada cayendo sobre tu cara, los recuerdos de tu bisabuela Eugenia, la colección completa de Mafalda, la adrenalina de todo comienzo, y la satisfacción del deber cumplido, las cosquillitas al bajar la Avenida Colón o el puente de Jorge Newbery, los estofados y el humor de la abuela Nora, los pescados y la energía de la abuela Susa, las estrellas de Purmamarca, Charly y Spinetta, San Telmo un domingo, Italia, los submarinos de La Giralda, todos los discos de Los Beatles y los Stones, la emoción de empezar un cuaderno, el encanto de dormirte en medio de una reunión de adultos, la fascinación de tu primera trasnochada, el asadito en familia, la indescriptible libertad al galopar a caballo, el Café de los Angelitos y el Tortoni, el vibrar de la música en vivo, la genialidad de tu tía Coco, la humildad de tu primo Pedro, la sensibilidad de tu primo Milton, las ganas de tu tía Wilma, el lomo strogonoff con arroz de la tía Yolanda, lo bien que huele lo nuevo, el encanto de las cosas viejitas, París cuando arranca el día, Manhattan cuando anochece, Somewhere over the rainbow y What a Wonderful World, sembrar y cosechar tus propias verduritas, una ópera en el Colón, una peña en Cafayate, Brasil desde cada rincón, la hermosura de dar y recibir regalos, lo divertido que puede ser cocinar juntos en casa (si te copás, si no me contentaré con que me festejes).
Lo apasionante que es ver y escuchar.
El milagro de crear.

Todo esto y otro montón de cosas más me gustaría mostrarte o, mejor aun, que fueras encontrando vos mismo.
Cuento los días para descubrir todo lo que vos me vas a enseñar a mí.

jueves, octubre 4

minuto a minuto.

"Viví el ahora", "Sólo tenemos el presente", "Siempre es hoy", ¿Cuántas veces escuchamos estas frases? Miles. A mí siempre me parecieron muy ciertas, pero a la vez me sonaban como una musiquita ajena. Y sin embargo, estos días, cuando todo cambia a cada segundo -mi cuerpo, sin ir más lejos; este chiquitín que decidió venir al mundo-, cuando estoy por dejar atrás una era y empezar otra con cosas completamente nuevas, ahí se impuso el minuto a minuto. Intento no pensar en lo que sigue, simplemente conectarme con lo que está pasando ahora.

Una patadita de Tomás.
Verlo a Pablo dormir.
El café con leche de la mañana.
El sol dándome en la cara.
El gustito y frescor de una fruta.
El mail lleno de cariño de una amiga muy querida.

Según Ibope me está dando resultado.

Miren, pasé algunos días tan complicados internamente que llegué a envidiar a quienes no arriesgan nada.... Por momentos se ve más fácil  eso de no ir por nuevos desafíos, ¿no? Contentarse con repetir cual loro frases de Sri Sri, hacer la plancha en lo académico y profesional.... hacerse un toque la distraída en lo emocional. Tapar, tapar, tapar. Jamás formular un deseo e ir por él.
Tengo algunos ejemplos conocidos.  Y a veces -cuando este crecer duele, cuando sufro- tengo miedo de que les salga bien. De que la equivocada sea yo. El otro día se lo comenté a mi papá. ¿Y saben qué me dijo, él que en lo afectivo siempre fue un poco limitado? Que siempre todo se termina pagando. Que no tema, que vaya con calma, que voy bien. Y el sólo hecho de que me lo dijera con un abrazo me hizo dar cuenta de todo lo que avanzamos.
En la última semana dos mujeres diferentes adivinaron que yo no era porteña. Y más allá de lo curioso del asunto (porque llevo más de 13 años en esta loca y hermosa ciudad), me hicieron pensar en el recorrido. En todo lo que puede pasar -minuto a minuto- desde los dieci, hasta los treinti.
Arranqué con 18, un manojo de incertidumbres, inquietudes, inseguridades, in, in, in.
En el transcurso de los veinti descubrí el amor, una vocación, hice una carrera, recibí una propuesta de matrimonio, me recibí, me casé, viajé...
Y ahora a los treinti no sólo tengo mi propia casita, mis familias, mis amigas geniales, mis mascotas y un gran trabajo, sino que llevo dentro al que -para siempre- va a ser mi hijo Tomás.
Todo pasó minuto a minuto, como debe ser, y como debe seguir siendo.
Ahora me estoy tomando un mate.
Ahora les estoy escribiendo.
Ahora estoy eligiendo alguna foto para este post.
Ahora ya estoy decidida.
Ahora la adjunto.


Cuenten ustedes cómo es su minuto a minuto.
¡Qué lindo volver por acá muchachada! Prontito fotos del mini viaje, de mi nueva casita, de las cosas de Tomás....

Ahora pongo publicar.