viernes, agosto 17

Tomi´s playlist

Ayer -por fin- pude empezar las clases de yoga y eutonía con Lau de Panzas Arriba, a quien había entrevistado para Ohlalá, hace tanto, que Tomás no era ni un proyecto.. es más: ni siquiera estaba casada!
Bueno, Lau, con su voz dulce, nos propuso pensar alguna música para el ambiente acuático de nuestro bebé. Enseguida pensé en Amanhá, que acá les dejo completa. (Y les digo, no se la pierdan).

Amanhã by Caetano Veloso on Grooveshark

La tarea fue seguir armando la playlist para el jueves que viene. Así que hoy sumé esta otra.

Y es TAN Tomás!

Candombito by Kevin Johansen + The Nada on Grooveshark

¿Y ustedes, qué banda sonora imaginaron o imaginan para sus chiquitines?

Feliz gris, lluvioso y bello viernes!

miércoles, agosto 15

ver mejor.

Ayer tuve un día malísimo. Tanto que al terminar mi sesión de trapia le dije a mi analista "Perdón, ya sé, soy un bajón". Porque ni siquiera charlando y desahogándome había conseguido aliviar la angustia, y reírme un poco. Pero a diferencia de otras veces, ayer intenté dejarlo ser. No ponerle demasiadas palabras, que a veces rotulan sentimientos que en realidad no están definidos, y dejarme llevar por Pablo que me pasó a buscar y me propuso comer afuera. En la mesa de al lado en La Prometida tenía una chica que no paraba de reírse, y me irritaba mucho. No sólo porque su risita era un poco fastidiosa, sino sobre todo porque yo no era capaz ni siquiera de sonreírme.

Si alguien se hubiera metido en mi cabeza ayer, hubiera encontrado una sopa de todo esto:

Tengo un trabajo exigente, al cual valoro, pero qué demandante, putaparió.
Cómo voy a compatibilizar este laburo con Tomás
El culo me engorda un poco más cada día
No sé qué ropa ponerme
Le sigo gustando a Pablo?
Debo bocha de regalitos, y no encuentro el tiempo para elegirlos
No encuentro nada de lo que busco: Y mis lentes? Mis zapatillas nuevas? Mi crema para la cara? Mis medias grises?
Tengo el casamiento de dos amigos muy queridos y no sé qué ponerme
No tengo tiempo de encontrarme con Anita a ver si el vestido que tiene me queda.
No puedo gastar en un vestido nuevo porque acabo de romper el chanchito para reponer los anteojos que perdí.
No veo nada hace una semana. Por DIOS! Qué me hagan mis lentes ya.
Cuándo llega el descanso?
Ni se les ocurra echar un vistazo a mis uñas y depilado.
Por qué discutimos con mi amor después de un gran notición que esperábamos mucho?
Estoy cansada.
Estoy pasada.
Estoy estresada.

Bueno, la decisión fue:

-Ir a terapia igual
- Para hacer tiempo pedirme una jarra de chocolate caliente y pispear revistas
- Prohibirme llorar en el consultorio (aunque medio violé la restricción)
- Comer una ensalada, con una infusión de menta, jengibre y miel que me hicieron sentir más up.
- Dejarme llevar hasta la hora de dormir. (Costó).

Durante todo el día escuché muchas veces este tema, que descubrimos el lunes y nos hizo abrazarnos emocionados. Y cuando ya no lo tenía a mano, lo cantaba para adentro. Además de la dulzura, presten atención a la letra. Era Caetano diciéndome, como Spinetta: "Mañana es mejor"



Y sí, hoy amanecí cantando "Oh, and  it´s raingin again!!!" de Moby, con mimos, matés y chipá.
Y fuimos a buscar mis anteojos nuevos.
Y ahora veo bien.

lunes, agosto 13

en el entre tanto.

No sé bien por dónde empezar. Porque desde hace un tiempo, largo tiempo ya, todo , absolutamente todo, es movimiento. Repaso? Perro- Embarazo- Trámites inmobiliarios e hipotecarios- Cansancio embarazístico- Estudios varios- Confirmación trabajo- Guardias inmobiliarias- Muuuucho trabajo- Tensiones inmobiliarias e hipotecarias- Crisis en casa- Mudanza- Reanudación de las clases- Cambio de trabajo de Pablo- Obra en casa.... y contando! Así es como estamos. Todo sobre ruedas, pero con la lengua afuera.

Para que te des una idea, el sábado fue mi primer día sin obligaciones ni horarios en meses. Me sentía como una nena frente a la vitrina de un quiosco. Ansiosa por no saber qué elegir (la lluvia, igual, medio que decidió por mí: un plan indoors con peli ñoña, yoga, revistas, cocina y un reencuentro con Carrie Bradshaw).

Ayer Pablo me vio llorar de estrés. Dos veces.

Ya no corre el "Pido"?

Quiero ponerme a decorar así

Armar un post a la altura del premio que nos dio Mariana así.

Hacer mini rituales hogareños como éstos

Pintar como ella

O pensar regalitos como ella

Bien, por ahora nada de eso. Así que en el entre tanto, paciencia. Y cuando hay un hueco, metemos algo de todo esto:

Un poco de cocina cuando se puede:


Paseos mágicos como éste ayer:





Y almuerzos con compañeros de lujo como ellos hoy: 


Cuando me tiro un rato, Tomás me recuerda su presencia con mini pataditas, incluso bailecitos! Hoy por ejemplo, amaneció con Capoeira =)

Feliz lunes muchachada!!!

miércoles, agosto 8

miércoles, agosto 1

desde Villa Ortúzar.

Cuando escribí el último post estaba todavía en Ancón, y esa despedida por escrito, con la participación de ustedes, fue un lujazo que pude darme justo a tiempo. El cierre perfecto para los años felices que viví en esa casita Después vino el sucundúm de escritura, embalaje + mudanza. Una especie de torbellino en el que nos metimos y del que salimos una semana depsués fritos y contentos.
Ancón tuvo una despedida a medida. El sábado a media mañana, cuando ya el camión se había ido con nuestras cosas a bordo, fui a comprarle una plantita a Luciana, la nueva dueña. Una violeta de los Alpes (y de yapa me traje la regadera de zinc que tanto quería). Después nuestra amiga y vecina Lu me ayudó a limpiar (sin ella no hubiera podido terminar a tiempo!) y después llegó Luciana con su novio y papás. Nando, el padre, el mismo que hace 6 años quiso comprar el mismo departamento y Pablo le ganó de mano, llegó con una champagne y copitas descartables para todos (incluidos Tomás y yo). Pablo sumó unos sandwichitos, y brindamos felices, exhaustos, por la nueva etapa que se abría para cada uno. Fue un momento cálido, como esa casita se merecía. Ah, y le dejamos a Luciana una guía del barrio, escrita a mano, donde le recomendábamos negocios, restaurantes, deliveries, personas.... Entonces sí, llegó ese momento que me había despertado de madrugada, pero fue distinto.
No fuimos Pablo y yo los que cerramos la puerta detrás de nosotros. Él ya había subido a lo de Lu. Yo dejé a Luciana con su familia, y saludando desde afuera, con los últimos trastos en la mano, me preguntaron si tenía llave para abrir la puerta de calle. Por un segundo me quedé congelada.
- Me abre Lu- les dije. Y subí corriendo las escaleras y lloré con un llanto nuevo, que yo no me conocía, mientras Pablo me abrazaba.

Si, soy una sentimental. Y sí, también: estoy embarazada.

A las pocas horas mirábamos ese sol entrar por la ventana.


En el entre tanto, vieron, la vida siguió. Tomás ahí dentro empezó a dar señales con pequeñas pataditas que había esperado con ansiedad y que ahora disfruto como loca. Empezaron el jueves a la noche, tuvieron su pico después de 12 horas de mudanza, cuando nos tiramos panza arriba a ver cómo entraba el sol de la tarde en nuestro nuevo cuarto, y siguieron cada día. Me recuerdan que él está ahí, que está creciendo bien, y me llenan de paz.

Por mucho que mire Mercado Libre, webs y blogs de cosas hermosas, voy a tener que llenarme de paciencia hasta que podamos poner a punto la casa. Por ahora me contento -como si fuera poco- con las ricas cenas que ya tuvimos, los mates en la terraza, las noches silenciosas, con Rolfi y Kathy correteando por tooooda esa extensión que no la deben poder creer, con el asado que hicimos para los seres queridos que más estuvieron este tiempo, con la increíble sensación recuperada de entrar de la calle a tu casa, y con la certeza de que ya estamos dentro, en la casita donde va a crecer Tomás.
Lo que siento, después de algunos meses difíciles, es que llegamos a un lugar donde no hay nada que pueda perderse.

Como me dijo una vez mi papá:  "Mientras haya amor, Ceci... "

Les dejo algunas instantáneas de estos días, que fueron un descubrir de mi nueva casa, y del barrio.













Perdón mi recontra ausencia bloggera.
Ahora me voy a leerlas.
Feliz miércoles muchachadaaaaaaaaaaaaaaa!
c.