jueves, enero 27

el color de la luna.

Perdón Cerati y cía: pero la luna, lo dice Billie, no es roja. Es azul. Prometan, prometan que van a subir apenas el volumen, y la van a escuchar donde estén.

martes, enero 25

the blue note.

Los 30 vienen en color azul. Pero nada de nostalgia, ni de bluses con voz ajada ni de estar in blue... nada de toda esa melancolía. El azul es sereno. Es el de los atardeceres en Madryn, en Positano o Punta del Diablo. Es el color de una gruta visitada en bote, el de los cielos estrellados de Tute, el del vestido de Dorothy, el protagonista de esta gran canción y de esta otra. Es el color de su vestido preferido. El de mis zapatos de novia, y de la cinta de organza que envolvía el ramo. Es el color de los ojos de mi sobrina, y los de él. Una nota azul para despedir los veinti. Un corazón enorme y azul para lo que viene.

miércoles, enero 19

satélite de amor

Hubo un recital tan, tan pero tan mágico, que apenas puedo creer que sucedió. Esa noche pasaron cosas como ésta. Y después llegó Bono con su banda. Y pasaron otras cosas como ésta y ésta. Hoy arranqué mi día reviviendo algo de todo eso. Conseguí entradas -en el very last shot- para U2 en abril. Y escuché esta versión del temón de Lou Reed abajo del paraguas mientras cruzaba Plaza de Mayo. Pónganle PLAY!