martes, enero 19

Pablo.

Tiene un corazón de acero y una nobleza sin límites. Tiene ganas: de viajar, reír, compartir, crecer, conocer.. de amar.



Un espíritu aventurero un poco maniatado por el paisaje porteño. Un sentido del humor que me hace reír hasta que le imploro "¡basta!" porque me duele la panza.


Un sentimiento de solidaridad y respeto poco habitual. Un don para observar, escuchar y expresar. Una tristeza que no termina de sanar. Todas las canciones de Radiohead y Bjork suenan en su alma: las furiosas, las agónicas, las alegres y las de amor. Tiene unos ojos que cuando se llenan de paz son capaces de iluminarlo todo, y una sonrisa sincera que me hace feliz.


Me enseñó que soy alguien importante, me enseñó a no temerle a lo oscuro que todos llevamos dentro y también a reírme de mí misma. Me enseñó a ser un poco más indulgente conmigo misma ...


Me enseñó a compartir y a pensar de a dos. Me alienta a asumir las cosas que siento sin miedo. Me enseña cada día que juntos podemos todo, y que así es mejor.

7 comentarios:

vero mariani dijo...

me mataste ceci con este post... viva el amor! enough said. enjoy it!
beso enorme!

ceci dijo...

Ji, Vero gracias, parafraseándote diría: sos lo más!!!

Ivana Romero dijo...

Tu post es tierno, sincero, bellísimo. Sos lo que amás, Ceci, vos lo has dicho.

ceci dijo...

Gracias Iv!!! Sí, cómo lo amo =)
Viste qué linda la última foto de este post?

Marcela dijo...

Hermoso post,simple y tierno como el amor!!....

por suerte tengo un "Pablo" en casa...
besos
Marce

ceci dijo...

Qué bueno que tengas tu Pablo! Y qué bueno recibir singeros por acá =) Un besote!

La Rusi dijo...

qué lindo lo que escribis!!!!