martes, diciembre 29

once a month.

Piel y pelo secos, encías inflamadas, panza hinchada, dolor de tetas y cara larga... chicas sabrán entender de qué les hablo. ¿Por qué todos, toditos los meses este calvario?

martes, diciembre 22

sábado, diciembre 19

lluvia

Hoy la laborterapia parecía ser armar ese arbolito con las bochas doradas y rojas que compré, y las luces nuevas. Cuando la lluvia torrencial me mojó, a mí, al árbol, y a Pablo que llegó al balcón muerto de risa; cuando él empezó a juntar agua del piso para tirármela encima, y se asomó por fuera del techito para empaparse más y nos reímos de lo oportuno que fue armar el pinito justo hoy, y cantamos "la lluvia lava el mal y cura todas las heridas de tu alma", supe que la salvación estaba ocurriendo justo ahí. Quedándome o yéndome.

viernes, diciembre 18

derrumbe.

castillito de naipes, que no hace ruido
todo en apariencia sigue igual
pero yo oigo
escucho angustiada
el derrumbe acá adentro
de lo que no es ni fue.
Y yo tan ilusionada.

domingo, diciembre 13

Un breve post para contarles que René, alias tesina, alias tesis, alias pesadilla, tiene 112 páginas que incluyen portada, índice, conclusiones y bibliografía! Ahora -crucen los dedos, prendan velitas- si todo sale bien, en pocos días voy a subir al segundo piso (2º era, no Deb?) y así, la dejo ahí, y me voy campante, silbando bajito, escuchando el mp4, caminando las dos cuadras hasta la parada del 15, y haré ese recorrido por anteúltima vez (habrá que volver a defenderla).. y, y, y, seré libre y feliz! (me toco la teta izquierda por las dudas).

viernes, diciembre 11

no sé qué título ponerle (acepto sugerencias!)

Estoy en una tarde remolonera. Pero bien. Mi lado derecho quiere arrancar para allá, me habla de tesis, del trabajo, de jefes, de todo lo conocido, de lo que a veces agota mal, muy mal.. de lo que siempre pide más. Pero otra parte de mí, digamos la izquierda, o el centro, por qué no, se queda quieta acá. Husmea el blog de Vero -y todos los que ella sugiere- para corroborar que hay otras vidas posibles. Chicas que son felices horneando galletitas, o cosiendo delantales de cocina o armando changuitos de compras.. (lela! 10 años para comprar tu primera valija con ruedas, cuántos más para comprar el más vintage y práctico de los aminículos para hacer mandados?).
Por teléfono le digo a Agus, a ella que hoy hace su primera entrevista de carne y hueso, que el periodismo no me está dando mucha esperanza. No porque no ame preguntar, escuchar, conocer. (Incluso ayer a medianoche, en la puerta del cementerio municipal de Pergamino pude reírme con los colegas de Télam, y pude comprarme una cerveza, olvidar a los Pomar y reír un rato más mientras comíamos algo bajo el cielo estrellado del pueblo). No porque no ame escribir.. (creo que este blog es prueba de que escribir y comunicar son dos de mis grandes pasiones), no porque no ame enterarme de todas las vidas posibles y de sus realidades lejanas. No porque algo me asuste, ni porque no haya aprendido a tratar con quien haga falta. No porque me falte experiencia, amigos, colegas, contactos... Tampoco porque haga este trabajo "de taquito"... Creo que pierdo la esperanza cuando el desafío no tiene recompensa. Cuando una tarde de feriado, mientras tomo una merienda reparadora con Noe, recibo un llamado que me hace volver a casa nerviosa, temblando y llorando. No hablo de plata, de felicitaciones, ni de viajes de esos que se reparten para calmar a las fieras. O no solamente. Hablo de la recompensa de saber que trabajo en un equipo, que todos tiramos para el mismo lado. Y que así como yo cuido mi trabajo, y cuido a las personas que tengo alrededor, ellos me cuidan a mí. Somos personas, y no quiero perder de vista eso.
Releyendo creo que cuando hablo de "cuidado" en realidad me refiero al amor. Pensándolo bien el periodismo, como lo vivo hoy, me desencanta porque le falta amor. Y, como ustedes saben, yo busco las cosas que se hacen con amor.

sábado, diciembre 5

postales de René.

Me gusta escribirla en el living, porque aunque no tengo vista al balcón me siento menos aislada de todo.


El mate y Kathy me hacen compañía...

Cuando ya estoy podrida del sonidito de las teclas, pongo discos. Si son nuevos y todavía no me sé las letras, mejor, como éstos.

Cuando me agarra el fatídico e inevitable embole, me pongo a experimentar nuevas recetas.. acá uns cookies de avena con chips de chocolate!

Y, bueno, si mi culo sigue inquieto, le doy una buena excusa (como este post, por ejemplo) y me voy a la mierda!

Ah.. les dije que René se llama mi tesis y que quedan poquitos, poquititos días para entregarla?

martes, diciembre 1

NY

yo sé que te debo un post...