martes, septiembre 23

REC, 2º entrega

“Dentro del Catolicismo todo es culpa, y yo sentía que tenía que saldar la mía por ser homosexual. Hasta que comprendí que ser gay no se contradecía con lo demás. Dios no me mandaba un rayo ni nada.” Alejandro Soria.

"Estoy bien, piola, Cada dos por tres pintan ganas de falopearse, aunque uno sepa que hace mal es un vicio. Ahora fumo cigarros ¿Pa qué probé si soy tan vicioso?" Pablo Lescano.

"Mis espectáculos son transgresores, polémicos, kitch, bizarros. Lo que se ve es más parecido a un tipo que se droga, se emborracha o se enfiesta que a la persona que de verdad soy". José María Muscari.

"De chica mi fantasía era hacer un programa que escuchara todo el mundo, pero ir caminando por la calle y que no me conocieran". Julieta Pink.

"Me fascina esto de las mujeres de esperar algo. Esperan calladamente muchas cosas. Vos no me vas a decir nunca nada, pero sí esperás que te deje pasar primero o que te sirva agua. El hombre se maneja más con lo que recibe". Gonzalo Heredia.

"Sufrir por jugar a las muñecas? ¡No! Sufrían los demás. Si yo no tenía prejuicios... ¿cómo iba a sufrir? Siempre era la mirada del otro la más dolorosa, no la propia". Juan Pablo Geretto.

"Veo todo apocalípticamante. El lado cómico sirve para sobrellevar eso. Si lo pensás bien hay una serie de casualidades que confluyen para que pasen cosas malas. Y está la muerte delante de todos como único destino". Zambayonny.
Maldito 15 que te habré esperado con frío, bajo la lluvia, de madrugada antes de un final, hasta altas horas de la noche después de un teórico... Jamás imaginé que serías vehículo de mi alegría hoy. ¿Alguien podría creerme que un paseo en el 15 puede marcar un hito en la vida de una persona? Bueno, yo sí. No lo imagino, lo sé. Y estoy feliz. Gracias bendito 15.

haciendo agua


Estoy desconcentrada, no puedo terminar de acordarme qué quería hacer,
qué quería comer, a quién tenía que llamar. No tengo ganas de escribir, ni de desgrabar, ni de preguntarle a Zeta por el balance ecónómico de su gira con Soda, ni de descifrar la voz baja zezeosa de Buika en mi grabador, ni la de Pablo "corte que" Lescano por detrás del traqueteo de su Cherokee, tampoco tengo ganas de coordinar la nota con Rada. Seguramente mi cabeza aún no haya vuelto. (¿Se lo reclamo a Gol Líneas Aéreas?) Debe estar haciendo un rato más de fiaca en alguna playita de Itacaré.

viernes, septiembre 12

notelapuedocreer

A la noche, yendo en el mismo subte pero en dirección contraria, me encontré en el vagón a Nintendo! Intercambiamos opiniones sobre la Orificios fascistoide.

jueves, septiembre 11

demoras argentinas


Mi viaje Carranza- Catedral de hoy en vez de la media hora habitual duró...UNA HORA. Mi vagón quedó abierto en dirección exacta a la escalera mecánica por unos minutos. Así que todo el que llegaba al andén se metía apurado entre nosotros. CReí que a lo sumo cabrían dos más. No sé cómo -será ese arte argentino de achicarse- entraron ocho. Olí el perfume y champú de cada uno, el café matutino, la naftalina de los abrigos y hasta el pucho que fumaron antes de meterse bajo tierra. Tan apretada viajaba que la extensión de mis brazos no me daba ni para sacar el mp3 del bolso. Así fue como asistí a esta conversación. Participaban: un señor de casi 80, una señora muy maquillada con cara de buena mina, un flaco de veintipico con remera de motivos Nintendo, una rubia lacia con un piercing y los orificios de nariz mas grande que haya visto.
Cara de buena: ¿Y por qué la demora?
Nintendo: Por el sistema de señales
Octagenario: ¡Pero hace como 6 meses que están con eso!
Orificios: Y bueno, como todo en Argentina..
Nintendo: Yo trabajo de programador. Este es un sistema para poder ocmunicarse de vagón a vagón y así aumentar la frecuenica de trenes.
Cara de buena: Aaaaaahhh...
Nintendo: Pero pasan la señal por las vías, que están hechas mierda.
Octagenario: Bueno, igual la tarifa es barata.
Cara de buena: Acá los empleados quieren estatizar, eso pasa.
Nintendo: En España es como acá, sólo que la gente trabaja en las afueras, no todos en el centro.
Cara de buena: Allá los vagones son más angostos.
Orificios: Y no están invadidos por las villas.
Nintendo: No están invadidos por la pobreza.
Orificios: Yo no tengo nada contra loz extranjeros, pero vas a la villa 31 y está lleno de paraguayos y bolivianos..
Nintendo: Hacen un trabajo que a vos con esa camperita blanca de Nike no te imagino haciendo. No te veo de obrera en un edificio, por ejemplo.
Orificios(con los orificios abiertos al máximo): Hay que ver a qué vienen. Yo tenía una empleada doméstica que iba a estrudiar, le dieron una beca y después se embarazó y chau. Encima sigue cobrando la beca.
Octagenario(tono lamento): Sí, les dan becas a cualquiera...
Nintendo: ¿Y qué?
Orificios: Cada uno tiene que hacer algo para estudiar en la universidad.
Nintendo: Pero no todos tienen posibilidades. si tienen que trabajar desde chicos..
Orificios: Mi marido trabaja desde los 16!
Nintendo: No es lo mismo que desde los 9 años.
Orificios: Igual, esos que decís vos roban todo!
Nintendo (dándose media vuelta): Bueno...
Orificios: Se acabó la conversación, parece.
Octagenario: Eso no es democracia.
Nintendo: Me cansé. (Mirando a Orificios) Los pobres no son todos chorros.
Orificios: No, bueno, yo digo los de ese rubro, de la construcción. Igual ni loca le doy la llave de mi casa a la que limpia.
En la siguiente estación Orificios baja sin saludar. Suena un "Puta madre que lo parió" en mi oreja. Una rubia acalorada, nerviosa, llama por celular "llego tarde, Sil, bánquenme, estoy en Callao recién".
Acalorada (a Nintendo): Llego tarde, ¿ves? Después a una la levantan en peso.
Nintendo: ¿En que trabajás?
Acalorada: En un banco. Ya ábrió y mi caja está cerrada. 50 minutos llevo en este subte de mierrrrda...
Nintendo: Claro, y la gente se amontona, se queja del banco, el cadete que va a cobrar no tiene la plata, su mujer le recrimina "siempre el mismo vago"...
Acalorada: ¿?!
Nintendo: ¿Por qué no vas en tren?
Acalorada: Qué seé yooo...
Saluda Cara de buena y baja. Sube una chica de guardapolvo blanco con un paquete de tostaditas Twistos.
Nintendo: Lo peor del subte son los olores y esta cosa del Tetris humano.
Twistos: Vos porque nos anduviste en el Sarmiento...
NIntendo: ¿Cómo es?
Twistos: Va gente sobre el techo.
Yo (mi 1º intervención!!): Hace poco murió uno electrocutado.
Nintendo (señalándole el guardapolvo): Ah, ¿sos médica?
Twistos: No, psicopedagoga.
Nintendo: ¿Y qué hospital hay por el centro?
Tweistos: No , voy a un paro, para que regularicen a residentes y concurrentes. No tienen sueldo, ni seguro, ni ART, ni viáticos.
Estación 9 de julio, Baja la acalorada mientras habla por celular "Sí, ya sé, estoy en cinco... Estoy renerviosa". El tren avanza hasta Catedral. Tarda unos segundos en abrirse la puerta.
Nintendo: ¡Hemos vencido al enemigo!
Yo: ¿Te parece?
Salimos dos para un lado y dos para el otro. No nos saludamos.

viernes, septiembre 5

my color motion picture


Cuando estoy mal quiero ser como ellas. Como la mina que aspira contenta su pucho por Florida, como la gorda que vuelve a su casa cansada de limpiar casas con un paquete de bizcochitos, como las parejas desparejas que se hacen mimos, como la soltera de joda, como la teen que tiene estos diez años entre ella y yo de yapa, como la vieja que ya no tiene que preocuparse más que de sus nietos, como la oficinista con uniforme que ya cumplió su horario de 9 a 18, como la vegana antes de la fila que compra pan "sin huevo, manetca ni leche por favor" o como cualquier otra chica que de claras señales de pertenecer a una tribu (porque al menos no tiene que tomarse el trabajo de inventar cada día quién quiere ser). Cuando estoy mal la ropa que una vez me puse para festejar algo, repentinamente me queda fea, cuando estoy mal no tengo rosaditos los cachetes ni brillantes los ojos, cuando estoy mal no quiero saber nada de mates, ni música, ni llamados de amigos. Cuando estoy mal ignoro a Kathy, prendo la tele, me bajo una coca light sola y miro revistas de chismes.
Cuando esoty bien, en cambio, me felicito por haber largado el pucho, me compro comiditas integrales con verduras como a mí me gustan, le recuerdo por sms a Pablo cuánto lo quiero (ahora mismo estoy por hacerlo). Tengo ideas, planes, ganas de volver a casa y ganas de salir. Sonrío, miro para arriba, escucho canciones que me gusten, reciclo la ropa de siempre y me parece fabulosa, huelo la esponja mojada en la ducha para recordar cuando era chica, cocino, llamo a mis amigos. Miro a Kathy como si la viera por primera vez y juego con ella. Cuando estoy bien amo Buenos Aires y a la vez extraño Mar del PLata. Cuando estoy bien agarro la guitarra, pongo música y bailo o me acuerdo de mirar por la ventana. Cuando estoy bien me alegro por haber construido mi vida, cuando estoy bien no quiero ser como nadie más que yo.