miércoles, mayo 30

ah

y en momentos así .. al carajo la vida en colores

post como viene

estoy repodrida de autococinarme, lavar los platos y volverlos a ensuciar
cansada del trayecto en línea d a plaza de mayo
saturada de las caruchas del micrcocentro
fastidiada de pagar las cuotas de un conjunto que sólo lucí una vez (y quién sabe cuándo volveré a usar!)
hasta acá de relaciones unilaterales, de gente que sí, pero no
hinchada las bolas de ponerle onda
molesta por no lograr recuperar la risa
harta de ni siquiera llorar...

martes, mayo 29


Para su cumpleaños nº 13 la mamá de Agustín decidió regalarle una guitarra criolla. Ninguno de los dos sabía que eso incidiría en el rumbo de su vida hasta acá.

A la hija de mis vecinos no la llegué a conocer porque una bala de goma que le rebotó cerca el 19 de diciembre de 2001 la asustó tanto como para decidir días después continuar su vida en España.

Mi mamá supo que algo había cambiado en su vida –y como efecto colateral la mía y la de mis hermanos- cuando sus compañeros de Tribunales de Morón le dijeron : “¿Así que trasfieren a tu marido a Mar del Plata?”.

En cuanto a mí, fuera de ese, no encuentro un gran momento bisagra. Sí sé que algo pasó esa tarde fría de 1990 en el escritorio de nuestra casa de Parque Luro cuando mis hermanos dijeron “nosotros queremos vivir con papá”; en el preciso momento que –insistencia de Rafa mediante- decidí ir a una fiesta loca en una casa deshabitada en la que conocería a mi único amor hasta la fecha; en mi encuentro casual con Analía Sivak en los pasillos de la facu que la llevó a recomendarme en Gente; en una conversación con la directora de Gente que determinó mi determinación aún vigente de irme a Italia; incluso, pienso, esa noche de 1994, cuando mi hermano decidió regalarme su colección de cd´s de Guns n´ Roses, tiene algo que ver con quien soy por estos días.

Se imaginarán que hoy más que nunca quiero leer muuuchos comentarios. Me encantaría que me cuenten –si lo ubican y lo quieren compartir- cuál o cuáles fueron sus momentos bisagra, esos que les abrieron una puerta.

lunes, mayo 28

viernes, mayo 25

brrr...

hace frío sincero en mar del plata
ni lluvia, ni viento ni humedad
100 % puro frío

martes, mayo 22


Una vez Gus Sancricca dio la definición exacta: una mitad –de la cintura para abajo - los pies en la tierra, lo sólido, la sensatez.. De la cintura para arriba, pajaritos voladores… O, como decía mi amiga Mariana, mitad cronopio, mitad fama.
¿Se puede vivir con ese mix inquietante? Soy la prueba de que sí. Pero tiene sus complicaciones. Mi mitad cronopia me impide por ejemplo llegar puntual a cualquier lado, comer sin mancharme, cebar mate sin quemarme, conservar la misma billetera por más de dos meses, concentrarme en algo durante media hora seguida… Me lleva a perder pasajes, llaves, tarjetas de crédito y débito, y todas las cosas que un fama cuidaría con sumo recelo. La mitad fama, en cambio, me impide viajar como quisiera, tirarme a leer o escuchar música despreocupada de cualquier otra cosa, hacer caso omiso de la moda, prescindir de la seguridad material…
Pero pienso que si pudiera elegir sería uno de esos simpáticos cronopios que en vez de reloj cuelgan un alcaucil, le sacan una hojita por hora y después, contentos, se comen el corazón con aceite y sal.

sábado, mayo 19

todo otra vez

this is how it works
You peer inside yourself
You take the things you like
And try to love the things you took
And then you take that love you made
And stick it into some
Someone else's heart
Pumping someone else's blood
And walking arm in arm
You hope it don't get harmed
But even if it does
You'll just do it all again

miércoles, mayo 16

hoy supe...


...que mi piloto es igual al de angelina, que bailando por un sueño se puede ver en mute (y asi evitar los gritos de tinelli), que tengo que aprender a bailar!, que viene josé gonzález, que me volví adicta a las manzanas, que escuchar es más divertido que hablar, que las calles de Madero tienen nombres de mujer (mataría llamarse Azucena Villaflor!), que bsas no da abasto, que necesito airearme y que rosario sigue estando cerca.

lunes, mayo 14

ella

Hoy, ella se ha puesto color en las pestañas
Hoy le gusta su sonrisa, no se siente una extraña
Hoy sueña lo que quiere sin preocuparse por nada
Hoy es una mujer que se da cuenta de su alma

domingo, mayo 13


La música para ir y volver de la peluquería es indefectible e inexplicablemente Nacho Vegas. Disfruto de acomodarme en un asiento individual del 55. De pegar la cabeza a la ventanilla y mirarlo todo. El 55 siempre me fascinó. Cuando iba a Mataderos a visitar a Leandro, mi ex novio, lo tomaba contenta. Sabía que me esperaba una hora de viaje, pero no me importaba. Llevaba un libro (de hecho Noches Blancas de Dotoievsky lo terminé en el asiento trasero ya llegando a Directorio). Y si no conseguía en dónde sentarme a leer, no me importaba: tenía el disc man, y me fijaba en qué medida el paisaje se adhería a la música.
Verlo venir ya es un lujo. Y subir me llena de satisfacción. Me gusta que sea rojo por fuera y oscuro por dentro. Por poco no cruzo los dedos para que el chofer no encienda las luces.
La calle Thames, así haya sol o llueva, me hace fantasear. Me gusta desde que empieza, con los tenedores libres y las ferias americanas de la zona de Pacífico. Después, los locales de diseño bien palermitanos, las calles cortadas, las enredaderas trepadas a las casas de colores pastel y los vecinos de tonalidad diferente al resto. Llegando a Warnes -la calle de los repuestos para autos- el panorama es más bien barrial: hay talleres mecánicos y parrilitas al paso. Después, los adoquines de Leopoldo Marechal, el Parque Centenario y el bar menemista del cruce con Díaz Vélez (con parejitas y cortados bajo la luz de las dicroicas). Cuando dobla por Acoyte y se aproxima a Rivadavia me invade cierta felicidad. Justo en esa esquina bulliciosa me bajo. Y con Nacho aún cantando en mis oídos sigo a paso rápido hasta la calle Guayaquil.
Ya en lo del Ruben le digo a Perla que me lavé antes de salir, ojeo las revistas Gente y espero a que él me atienda. Entonces, se para por detrás, me pone la capa negra y mientras recorta, reeditamos los temas habituales: su hijo Octavio, su ex, mi trabajo y mi actual situación sentimental, sus fiestas sexuales, el porro y la pepa (esto último él). Tiene un corte afro, brazos algo fláccidos que asoman de su musculosa y olor a cigarrillo. Perla lo mira con recelo, porque desde su llegada le revolucionó el apacible local de Caballito. Antes de irme me pone el pelo detrás de las orejas (insite en que me queda bien), me da un gran beso y nos despedimos hasta la próxima.
La última vez, para volver, tomé el 15. (Por alguna razón extraña jamás averigüé a dónde para el 55 en sentido contrario). Durante todo el viaje, alterné la vista entre el cielo, con nubes inquietas que dibujaban un sinfín de formas, y una nena con guantes de lana rosa que dormitaba despatarrada a upa de su papá y su hermanito. El cielo me recordó que la mayor parte del tiempo estamos fijando la vista en cosas intrascendentes, las de acá abajo. Pero la nena me recordó mi propia infancia, y lo cálida que era la modorra sobre el regazo de alguno de mis viejos, o en el sillón del living entre los perros y mis hermanos.
Cuando llegó el momento de pedirle a mi exuberante vecina de asiento permiso para bajar, descubrí que me había caído una lágrima de cada ojo.
Todos me preguntan por qué voy a una peluquería tan lejos. Entonces yo explico que mis rulos son complicados y que ahí encontré a uno que los sabe llevar y bla, bla. Claro, no les puedo decir lo del colectivo.

viernes, mayo 11

jueves, mayo 10


los conté, sí, pero para disfrutarlos uno por uno.

martes, mayo 8

colores


El domingo le dije a Agus:
empezó la vida en colores
ya saben, la mitad llena y esas cosas.

domingo, mayo 6

correos de papá II

se viene el blog...
Hola Ceci. Gracias por llamar. Por acá todo bomba. Preparando la salida para el tour italiano. María Eugenia se queda en casa, eso espero, así que mantenete comunicada con ella y asesorala. Clima bueno hasta ahora que hace frío, parece que llegó el otoño. Las plantas están como si fuera plena primavera, hasta algunas florecen. Esto es un despelote climático. Va a venir una helada de esas y las va a reventar a todas. Ayer estuvieron tus sobrinos. Victoria está cada vez más piola. Notable cómo se maneja con la computadora. Hablando de poco un todo: no me harías una pequeña gestión con la persona que me vendió el barco? (...) Es por villa Urquiza (de paso visitas el barrio). Si podes bien, si no podes no importa, me ofendo igual. Cambiando de tema: ¿Cómo organizarías tres días en Madrid? ¿Que visitarías y qué harías? Se escuchan ofertas. Besos. pa

viernes, mayo 4

ClueLess


Mientras ambos muñequitos giran en mi monitor (signing in, dice) pienso en el msn, y en mis charlas sobre el tema con María Noel (que dice que tengo que escribir algo urgente al respecto). Encima para 7teen me toca armar una guía para que las lectoras puedan decodificar los ciber mensajes de ellos. Sí, de- co- di- fi- car. Mis misiones suponen que sé algo… ¿Pero hay expertos en esto? ¿Quién sabe más? ¿El que está 24-horas-al-día-on line o el que aún prescinde de la tentadora herramienta de (in) comunicación? ¿El que tiene la colección entera de emoticons o el que todavía llama a las personas por teléfono? Yo, que peor que todo eso, estoy en el medio, le pido a los señores “tengo un alter ego color verde que es más futbolero que yo”, a las irresistibles diosas que en la foto conservan impecable el bronceado del verano, a las teens de caritas, soles y corazones y a las intelectuales que prefieren una en blanco y negro de Cartier- Bresson que por favor…
…me den una pista!

martes, mayo 1